havaianas

Anuncios

Quien fue Dick Tracy?

Tras el éxito arrollador por parte de la Warner del fenómeno Batman, con toda una nueva y portentosa franquicia por explotar, a la Disney también se le despertó el gusanillo de llevar más superhéroes del cómic a la pantalla grande. El elegido en esta ocasión sería el detective Dick Tracy, creado en 1931 por Chester Gould como tira de cómic. Disparos, persecuciones, bandas de gangsters y chicas irresistibles, y todo ello ambientado en la famosa época de la Ley Seca.

La película correría a cargo, casi como si de un capricho personal se tratara, del actor Warren Beatty, haciendo triplete como protagonista, director y productor. En ella trató de plasmar todo el colorido presente en las tiras, así como el lineal y sencillo pero efectivo trazo del dibujo de Gould. Del color, se nos han quedado bien grabados en la memoria los tonos saturados y chillones que despedía la película. De lo segundo, también quedaron para el recuerdo los sorprendentes efectos de maquillaje, bajo los que, casi de forma irreconocible, se escondían rostros como Al Pacino y Dustin Hoffman (se ve que éste le cogió el gustillo a los prostéticos, como pudimos comprobar en “Hook”).

Junto a Beatty encontrábamos también a la irregular Madonna, como la sensual Breathless, en lo que se puede decir que fue uno de sus mejores papeles en el celuloide (lo cual, como el tiempo se ha encargado de mostrar, tampoco es decir mucho de sus dotes para la actuación). Precisamente por este papel, el primer CD oficial con la banda sonora original en ser editado fue un disco producido por ella misma, “I’m Breathless”, en el que sólo podemos encontrar sus canciones, algunas de las cuales aparecían en la película, aparte del típico disco con canciones “inspired by”. Afortunadamente, Dios premia a los que saben esperar, y poco después saldría a la venta el CD con el score de Elfman. Resulta cuanto menos curioso la de ocasiones en que esto ha tenido lugar: primero el CD de canciones y, meses más tarde, el score en sí (veánse los ejemplos con Batman, Men in Black, Spider-Man y su secuela… curiosamente todos proyectos relacionados con el cómic).

Resulta también curiosa, que no sorprendente, la elección de Danny Elfman para el proyecto. Sin duda, se hallaba en la cresta de la ola tras su aclamado trabajo para “Batman”. Quién se lo iba a decir a nuestro Danny, que se iba a convertir de la noche a la mañana en el compositor “oficial” de superhéroes, desbancando para ello nada más y nada menos que a John Williams, con sus “Superman” e “Indiana Jones” como tarjeta de presentación. Cabe destacar el hecho de que, anecdóticamente, uno de los primeros nombres que se barajaron para componer el score de “Batman” fuera precisamente el de John Williams. Con todos mis respetos hacia el Maestro, dudo mucho que hubiera sido capaz de captar el tono oscuro y sombrío de un personaje como Batman, como sí que hizo Elfman.

Volviendo al score que nos ocupa, el score de “Dick Tracy” resulta cortito en su duración, aunque muy saboreable. Se trata de un trabajo 100% Elfman, donde encontramos todos los elementos que caracterizaron al compositor en su primera época, antes de “Mission: Impossible”, antes de que comenzara a experimentar con la percusión restándole importancia al aporte melódico, como ocurre en sus últimos trabajos.

Y es precisamente por estar tan empapado de su estilo, que su trabajo para “Dick Tracy” resulta demasiado parecido a su obra inmediatamente anterior, “Batman”. Todos los cortes del score en los que intervienen elementos de acción nos recuerdan inmediatamente a su trabajo para el Hombre Murciélago. Ah, detractores de Elfman, qué fácil os lo estoy poniendo…

Pero si dejamos a un lado estos cortes incidentales, nos encontramos con algunas joyitas dignas de ser recordadas. Comenzando, cómo no, por el tema principal, la potente fanfarria con la que Elfman nos presenta al personaje. Un marcha entre heroica y bufa, un tema muy retentivo, y muy Elfman, con el que rápidamente identificamos al personaje. Se nos presenta por primera vez en el corte número 1, “Main Titles”, junto con el primer tema que se podría considerar como “tema de amor”, y que no es otro que el tema de Tess, la fiel chica de Tracy, que se desarrollará más adelante en cortes como “Tess’ Theme”, “Tess’ Theme – Reprise” (como ya indican los nombres de las pistas), o en “Finale”, para poner punto y final a la historia (¿alguien dudaba de que no iba a ser un “happy ending”?).

Origen:bsospirit